Pintura Post Post. Mi primera visita a una exposición de arte en Argentina.

 26 de febrero 2015 | 02 de mayo 2015

Recién llegada a La Argentina y en mi primer clase de curaduría visité Pintura Post Post con mi grupo de clase. Fue el pretexto perfecto para salir de la habitación en la que llevaba recluída 72 horas seguidas, por el típico miedo de llegar a un lugar nuevo, de salir y de no saber ni cómo preguntar por el pan. Pero bueno así, llena de energías e ilusiones, entré al subte de la línea B, rumbo al centro para llegar a Suipacha 658, sede de fundación OSDE. Una fundación Argentina dedicada a la difusión de arte contemporáneo. Entré puntual, vestida con un traje de curador, maestría que vengo a estudiar con la ilusión de que algún día logre entender ese complejo objeto de estudio, o en su defecto, a ese mundo del arte al que creo pertenecer. Debo confesar que hasta ahora no me queda muy claro ninguno de los dos. Pero considero que con el tiempo, con trabajo y una ardua investigación de campo lograré poco a poco dilucidar la complejidad de nuestro tema de estudio. En fin, con todo esto en la cabeza entré a la exposición de Pintura Post Post.

Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015

La muestra abarca una genealogía de conceptos que reflexionan en torno a la pintura con obras de artistas como: Juan Astica, Carlos Bissolino, Sofía Bohtlingk, Delfina Bourse, Jorge González Perrin, Victoria Musotto, Luis Felipe Noé, Hernán Salamanco, Susana Saravia, Juan Tessi y Paola Vega. Pintura Post Post narra de la mano de diversos padres de la crítica de arte, la evolución de la pintura en un tono, que me hizo recordar al del Génesis de La Biblia. El Génesis incluye: el relato de Adán y Eva como los primeros seres humanos en el jardín del Edén, la historia del fruto prohibido, el diluvio universal anunciado por Dios a Noé y la creación de la Torre de Babel. El texto bíblico da cuenta del origen del ser humano y muestra las problemáticas correspondientes a su evolución que hasta ahora lo siguen atravesando. Del mismo modo Pintura Post Post aborda el origen de la pintura y muestra en obras de arte las complejidades de su pasado de su presente y de su futuro.

Así, como aquel libro bíblico, en la sala se muestra lo que fue en un principio y, podemos comenzar con Alois  Riegl (1858- 1905) fundador de la critica de arte como disciplina autónoma; de su alumno, Wilhelm Worringer (1881-1965) cuyo texto fundamental escrito en 1908 Abstraktion und Einfühlung[1], presenta a lo abstracto como un modo de organizar el mundo; de su alumno, Clement Greenberg (1909-1994) crítico de arte estadounidense promotor del expresionismo abstracto, quien influyera en el posicionamiento de artistas como, Jackson Pollok, Willem de Kooning, Hans Hofmann, Barnett Newman y Clyfford Still; de su alumno, Michael Fried (1939-) crítico de arte estadounidense quien reprocha los postulados del minimalismo[2]; hasta Gilles Deleuze, Felix Guattari, Aby Warburg, Roland Barthes, Jean-François Lyotard, Abraham, Isaac, Jacob o José…en fin. Pintura Post Post continúa con la genealogía patriarcal que conduce, la mayoría de las veces, hasta La Torre de Babel.

Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Carlos Bissolino, Pintura objeto IV (2014), acrílico y tinta sobre tela en bastidores y caballetes, Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García
Carlos Bissolino, Pintura objeto IV (2014), acrílico y tinta sobre tela en bastidores y caballetes, Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García

La curaduría pretende mostrar que “la pintura vuelve a delinearse, por enésima vez, en un contexto tensionante que nos recuerda, de manera reiterada, nuestro vínculo con el pasado a la es-pera, una vez más, de la emergencia de lo nuevo con una ansiedad típicamente moderna“ [3], es decir que antes y ahora volvemos a la pintura para que nos recuerde el pasado, pero la reconfiguramos para que exista en el presente, recordando el pasado y yendo hacia el futuro -así de complejos somos-. Sin embargo, así como es casi imposible para un católico ortodoxo recordar la genealogía histórica de Abraham, es difícil esperar, hasta de un historiador del arte acérrimo, recuerde la genealogía desde Riegl hasta Guattari et.al. Los espectadores a los que va dirigida esta muestra parecen ser, por eliminación, el artista, la obra, el curador y sus relaciones entre ellos. Pintura Post Post parafraseando a Cristina Schiavi, es “una exhibición que pone la mira en la relación que mantiene cada uno de los artistas con su obra y la relación temporal que se articula entre ellos” [4]. Relaciones que son evidentes al interior del circuito artístico, y no lo son mucho para quien se encuentra fuera.

Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015

Esta muestra me hace pensar en diversas cuestiones. Una, si la exposición se encuentra en un espacio público, ¿la temática no debería estar pensada más en este y no en artistas, curadores y obras de arte? Considero que es verdad que no necesariamente las exposiciones deben pensarse para los diferentes públicos, sería pretencioso e inabarcable, sabiendo de antemano que no a todo el mundo le interesan los mismos temas. Pero entrar en una discusión teórica que le corresponde al arte, dirigido a artistas dentro de un espacio que busca estar abierto al público y generar diálogos con el exterior, me parece que es contradictorio.

Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015
Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015

Dos, si es necesario leer el catálogo de la exposición para aprender o recordar la genealogía de la teoría de la pintura, o su estado de la cuestión ¿no sería bueno tenerlo más a la mano dentro de la sala? Se necesita cierto bagaje teórico que no todo mundo tiene por qué dominar y que además es muy difícil deducir de la sola experiencia de transitar el espacio expositivo. No soy de la idea de llenar las salas de elementos que “ayuden” al espectador a “entender”, pues en contraposición al catolicismo, el arte no tiene por qué evangelizar a nadie. Sin embargo sí considero que es posible abrir el diálogo al encuentro, con sutiles índices que tengan como objetivo interpelar al espectador y que éste por ende pueda interpelar a la obra, o a toda la exposición.

Carlos Bissolino, Pintura objeto IV (2014), acrílico y tinta sobre tela en bastidores y caballetes, Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García
Carlos Bissolino, Pintura objeto IV (2014), acrílico y tinta sobre tela en bastidores y caballetes, Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García
Juan Astica, Horizontal, 64,65,67,68 (2008), Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García
Juan Astica, Horizontal, 64,65,67,68 (2008), Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía: Karime García
Luis Felipe Noé, Coherente oxímoron (2014), acrílico y tinta sobre papel, tela, poliestireno expandido y madera,Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía Karime García
Luis Felipe Noé, Coherente oxímoron (2014), acrílico y tinta sobre papel, tela, poliestireno expandido y madera,Vista de la exposición Pintura Post Post: Fundación OSDE, Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2015, Cortesía Karime García

En mi experiencia, la muestra gira en torno a discusiones de la pintura de la voz de grandes teóricos del pasado y del presente, quienes reflexionaron y seguirán reflexionando ahora acerca de problemas irresolubles, con una ansiedad típicamente moderna, teniendo como resultado el conflicto una y otra vez de la Torre de Babel.

[1] W.Worringer, Abstraktion und Einfülhung (tr.cast.: Abstracción y naturaleza, Fondo de Cultura Económica, México 1953, pp.18-19

[2] Fried, Michael, Arte y objetualidad (1967) (tr.cast: Carolina Benavente, Macarena Brevis y Carolina Cortés. Escáner cultural N°147, mayo 2012). En Internet: http://revista.escaner.cl/node/6187

[3] Jorge, Zuzulich, Pintura Post Post, Espacio de Arte, Fundación OSDE,, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Febrero 2015, pp.39

[4] Cristina, Schiavi, Ibídem.p.5

Anuncios
Pintura Post Post. Mi primera visita a una exposición de arte en Argentina.

Un comentario en “Pintura Post Post. Mi primera visita a una exposición de arte en Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s